ios !Bendito sea!, dice: “!José, veraz! ¡Aclararnos qué significa siete vacas gordas a las que comen siete flacas y siete espigas verdes y otras tantas secas! Quizá vuelva yo a los hombres. Quizás, así, se enteren.

Dijo[1]: Sembráis[2] durante siete años, como de costumbre, y, al segar, dejar la espiga, salvo una porción pequeña de la cual comeréis. Sucederán siete años de carestía que agotarán lo que hayáis almacenado previsoramente, salvo un poco que reserváis. Seguirá un año en el que la gente será favorecida y podrá prensar[3]”. José, 45-49.

Leer más...