Dios ¡alabado sea! dice: “Alif-lam-mim, los bizantinos han sido vencidos en el área más baja de la tierra. Pero después de su derrota, vencerán dentro de varios[1] años.    Todo está en manos de Dios, tanto el pasado como el futuro. Ese día, los creyentes se regocijarán de auxilio de Dios. Auxilia a quien Él quiere. Es el Poderoso, el Misericordioso. ¡Promesa de Dios! Dios no falta a Su promesa. Pero la mayoría de los hombres no saben.”

Leer más...

 
  Dios ¡Altísimo sea! dice: “Hemos puesto las montañas como estacas”,  La Noticia, 7.

Leer más...

 
  Dios ¡alabado sea! dice “O como tinieblas en un mar profundo, cubierto de olas, una sobre otra, con nubes por encima, tinieblas sobre tinieblas. Si se saca la mano, apenas se la distingue. No dispone de luz ninguna aquél a quien se la niega”. La Luz, 40.

Leer más...

 
Dios !alabado sea!, dice “Ha dejado fluir las dos grandes masas de agua, que se encuentran, pero las separa una barrera que no rebasan. ¿Cuál, pues, de los beneficios de vuestro Señor negaréis? De ambas provienen la perla y el coral.”, El Compasivo, 19-22

Leer más...

 
Dios ¡alabado sea! dice: “Él es Quien ha hecho que las dos grandes masas de agua fluyan: una, dulce y agradable; otra, salobre y amarga. Ha colocado entre ellas una barrera y límite infranqueable.” El Criterio, 53.

Leer más...